Alan Godínez, confundido

“David Páramo”

25/05/17

“En diciembre de 2015 y hasta mediados del año pasado estaba convencido de que el Inegi falseaba información para apoyar al gobierno.”

En su diario recorrido por la prensa buscando signos de crisis económica que justifiquen su situación personal Alan Godínezencontró una joya ayer.

No leyó mucho más que la cabeza, porque el dato era la señal que tenía semanas esperando: La inflación crece a una tasa anual del 6.1% al cierre de la primera quincena de mayo, el mayor nivel desde 2009. Se refociló tuiteando que ahora sí el país está al borde del abismo, que esto muestra el fracaso del país y que terminará el sexenio en medio de una crisis, uno que otro chairo habló de revolución.

Alan Godínez salió a fumar, larguísimos minutos, y luego fue al OXXO (restando horas al trabajo para el que le pagan) para decir cosas como “ya ves, la situación está del carajo; la inflación está totalmente fuera del control… Ya no alcanza para nada… No inventes y ayer Peña presumiendo lo bien que está la economía”. Bla, bla, bla.

La memoria de este hombre es exótica. En diciembre del 2015 y hasta mediados del año pasado estaba convencido de que el Inegi falseaba la información para apoyar al gobierno. Que no era posible que dijeran que habían tocado el nivel más bajo desde que se mide en 1970 (quizá esos detalles también los ignora) si a él le alcanzaba menos. Ya ve, Alan Godínez está convencido que él es el centro del universo o, por lo menos, el termómetro fiel de la economía del país. Confunde su situación personal con la del país.

Como el dato sí le gusta ahora, los del Inegi hacen mediciones perfectas o, la extrema chairiza, cree que se arrepintieron y ahora se pusieron del lado del pueblo bueno. No les alcanza el raciocinio para creer que este organismo autónomo del Estado hace un trabajo perfecto de medición.

Por la emoción con el índice de precios se le olvidó ver que el Coneval informó que se registró al cierre de marzo una disminución de 6.6%, una cifra históricamente alta. O quizá piensa que este organismo ya se cambió al bando del pueblo malo. Tan desinformados como maniqueos.

LECTURA

Si Alan Godínez se hubiera tomado la molestia de leer el comunicado completo del Inegi estaría molesto. Los datos duros, que avala en la cabeza, vuelven a dar la razón quienes realizamos un análisis superior de la economía, así como a las medidas que ha venido tomando la junta de gobierno del Banco de México desde finales de 2015.

Las carencias educativas, que en buena medida se deben al SNTE y la CNTE, le impiden comprender cabalmente que el actual nivel de la inflación a tasa anual tiene un efecto aritmético en la medida en cómo se mide y el impacto que tuvo no sólo la liberación de precios en enero de los combustibles sino el alza que se registró en el transporte público de algunas ciudades.

Durante los primeros 15 días de este mes el nivel general de precios disminuyó 0.34%, es decir, la inflación está disminuyendo a tasas quincenales. Hasta el momento del Banco de México ha logrado, a través de la política monetaria, evitar efectos de segundo orden que quizá Alan Godínez podría llamar de espiral inflacionaria.

Como he señalado desde enero, a partir de septiembre la inflación comenzará a ceder y terminará el año cerca de 4% y a principios de 2018 estará en los niveles promedios de la última década, de 3.6 por ciento.

En todo momento, Agustín Carstens, ha señalado que cuando deje su cargo como gobernador del Banco de México la inflación irá encaminada hacia estar dentro del intervalo que se autoimpuso el instituto emisor. Si se analiza los precios que más subieron encontrará dos de alta estacionalidad como el aguacate y el jitomate, así como el transporte urbano. En el caso de la fruta también debe considerarse la presión adicional que tiene por la elevada demanda a escala mundial.

Al ver los productos que más subieron de precio durante la primera quincena, Alan Godínez tendría otro motivo para la decepción puesto que sigue sin registrarse ningún contagio por la depreciación del peso que, dicho sea de paso, ayer cerró en 18.49 pesos por dólar.

Quizá este personaje ya no recuerda cuando en sus improductivos circunloquios en horas de oficina aseguró que llegaría a 25 pesos por dólar y eso generaría una crisis histórica a nivel nacional.

CONSEJO

Si usted se identifica con Alan Godínez, aunque sea de clóset, infórmese bien. Lea más que el principio del comunicado y en lugar de pensar en el nuevo director técnico del Ame o si Tuca obtendrá un nuevo título; compare la inflación en el largo plazo y analice la tendencia. Le garantizo que no es un problema.

 

 

Anuncios

Acerca de Del Cueto & Asociados, Consultores en Comunicación Estratégica, RP 2.0
Consultores en Comunicación Estratégica, RP 2.0, Control de Riesgos y Gestión de Crisis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: